Los siete niveles de la alimentación
11 mayo, 2021
Importancia de las proteínas en la nutrición del deportista
8 junio, 2021

Alimentos probióticos sanos, asequibles y de cercanía

Si algo hemos aprendido a lo largo del último año es que necesitamos tener un sistema inmune sano, fuerte y activo, para combatir virus como el Covid-19 o cualquier otro agente infeccioso que pueda atacar nuestro organismo. Desde el inicio de la pandemia, la demanda de productos que aumenten nuestras defensas se ha disparado de tal forma que ha agotado las reservas de farmacias y farmacéuticas. Pero ¿sabías que algunos de los productos más beneficiosos para nuestro sistema inmune los encontramos en cualquier mercado a supermercado? Pues así es. Hablamos de los probióticos. Microorganismos vivos (levaduras y bacterias), que encontramos en diferentes alimentos que aumentan la población de microbiota (flora intestinal) favoreciendo el equilibrio de nuestro intestino. Si tenemos en cuenta que en este órgano residen entre el 70 y el 80% de nuestras células inmunológicas, no cabrá duda alguna de por qué son tan importantes los probióticos para nuestras defensas. Y no solo eso, el 80% de la serotonina (neurotransmisor de la felicidad) también se sintetiza en el intestino. Por tanto, si quieres mejorar tu salud y calidad de vida, los alimentos probióticos deberían ser un ingrediente fundamental de tu alimentación.

Beneficios de los probióticos

  • Mejoran la respuesta inmunológica y modulan las enfermedades autoinmunes.
  • Disminuyen el riesgo de enfermedades inflamatorias, de cáncer colorrectal y mejoran los síntomas del síndrome de intestino irritable.
  • Regulan el tránsito intestinal y reducen los gases y la inflamación abdominal.
  • Favorecen la producción de enzimas beneficiosas para la digestión.
  • Te ayudan a conseguir y mantener el peso ideal.
  • Mejoran los niveles de colesterol.
  • Reducen la incidencia de infecciones del tracto genito-urinario.
  • Combaten el Helicobacter Pylori.
  • Activan la síntesis de la vitamina A, B y K.
  • Contribuyen a la producción de ácido láctico y acético, que disminuye el ph intestinal, como sistema de defensa frente a los gérmenes.

El equilibrio del intestino se puede ver alterado por diferentes motivos como el estrés, fármacos como antibióticos, antiácidos, corticoides o píldoras anticonceptivas, una mala alimentación u otras enfermedades. Por todo ello, es fundamental consumir alimentos probióticos como los que recogemos a continuación.

Probióticos que podemos encontrar en nuestro comerció de alimentación habitual

  • Yogurt. Es uno de los alimentos probióticos más consumidos, pero, si quieres aprovechar el efecto de sus probióticos, fíjate siempre en su etiquetado y opta por aquellas marcas que contengan lactobacillus o acidophilus. Los quesos y la leche de cabra y todos los productos lácteos con los que con ella se fabrican, son mucho más ricos en probióticos que la leche de vaca.
  • Queso crudo. Aunque este producto ha sido demonizado durante mucho tiempo, pues se elabora con leche sin pasteurizar, es uno de los alimentos más ricos en probióticos. Como en el caso del yogurt, los de cabra y oveja poseen mayores ventajas probióticas que los de vaca.
  • Chocolate negro. Te damos una buena excusa para consumir este tan desando producto: su contenido en probióticos es cuatro veces mayor que el de los lácteos. Algunas bacterias buenas como las bifidobacterium se alimentan de él, crecen y fermentan, generando compuestos antiinflamatorios.
  • Aceitunas y encurtidos. No hace falta recurrir a productos exóticos para garantizar el buen funcionamiento de nuestro intestino. Nuestras aceitunas y encurtidos contienen bacterias vivas que se generan tras el proceso de fermentación de estos vegetales.
  • Pan de masa madre. Cada vez son más las panaderías y supermercados que ofrecen este producto. Aunque puede que su precio sea un poco más elevado, sus beneficios compensan con creces el pequeño desembolso extra. Su alto nivel de lactobacillus fomenta la producción de ácido lácteo y ayuda a bajar el nivel de ácido fólico en tu aparato digestivo Esto permite una mejor absorción de vitamina B1, zinc, hierro, magnesio, cobre o fósforo. Compuestos todos ellos fundamentales para nuestro sistema inmune.
  • Kéfir. Si hasta hace poco este producto era un perfecto desconocido en nuestro país, lo cierto es que ya lo podemos encontrar en los lineales de cualquier supermercado. Originario de Turquía y Rusia, se trata de un lácteo obtenido a través de la fermentación de ciertas levaduras y bacterias. El Kéfir de leche es el más popular, pero también lo podemos encontrar de agua. En ambos casos, este producto contiene una mayor diversidad de microorganismos beneficiosos para nuestras defensas que el yogurt.
  • Chucrut. Otro producto que hemos importado, concretamente de Alemania, pero que ha llegado para quedarse. Se obtiene a través de la fermentación de la col blanca o el repollo, tiene un sabor ácido y textura crujiente. Puede ser el mejor acompañamiento para cualquier carne y en especial, para las salchichas tradicionales alemanas, como las de Frankfurt o el codillo.
  • Microalgas. Con la cada vez más apreciada y usual gastronomía japonesa han llegado a nuestro país las algas. Especialmente, las microalgas, como la Kombu, chorella o espirulina, son una excelente fuente de probióticos y otros nutrientes que ayudan a reforzar nuestro sistema inmunológico.
  • Té Kombucha. Aunque se consume desde hace miles de años en Asia, en nuestro país ha comenzado a consumirse en la última década y es ahora cuando se ha puesto de moda. De hecho, lo podemos encontrar en cualquier comercio físico u online. Es una bebida probiótica, que se elabora a partir de té fermentado por microorganismos de nombre scoby.
  • Miso. También importada de oriente, la pasta miso es un derivado de soja repleto de probióticos naturales. La puedes encontrar de distintos colores: blanco, amarillo, rojo o marrón. Cuanto más oscura sea más intenso será el sabor, pero no por ello obtendrás mayores beneficios para tu sistema inmune.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies