Come sano, come fiambres y embutidos
26 mayo, 2020
Cuídate sin renunciar a los pequeños y saludables placeres entre horas
25 junio, 2020

Huye de las dietas milagro y aprende a comer para evitar el efecto yo-yo

Si no eres de esos contados privilegiados cuyo metabolismo les permite comer de todo sin ganar un gramo, seguro que has vivido más de una temporada pasando hambre y confiando en que, esta vez sí, tu dieta surta el efecto deseado. De hecho, seguro que la mayoría de las veces habrás conseguido bajar esos quilillos que te sobraban o al menos parte de ellos. Pero ¿cuánto tiempo duró tu triunfal victoria sobre la báscula? Me temo que, con suerte, me dirás que pasaron unos meses hasta que recuperaste el peso perdido y, en el peor de los casos, incluso te llevaste de propina algún quilo de más. Si estoy en lo cierto, eres una víctima más de esas dietas milagro que nos prometen perder peso rápidamente, en muchas ocasiones con pocos sacrificios, y que irremediablemente te hacen presa del efecto Yo-yo o rebote.

Hoy te daremos las pautas fundamentales para que tu próximo régimen te lleve a tu peso ideal y te permita mantenerte en él a largo plazo. Pero, para que entiendas por qué seguir nuestros consejos es fundamental, te vamos a explicar brevemente por qué se produce el efecto yo-yo: Las dietas milagro se basan en reducir al máximo las calorías. No hace falta ser un endocrino reputado para entender que si reduces drásticamente el consumo calórico que ingieres vas a adelgazar sí o sí. Pero tu metabolismo, que es muy “listo” y no quiere que enfermes por un déficit nutricional ¿qué va a hacer? Pues se ralentizará al máximo para aprovechar la poca energía que le estás dando y mantener así tus mínimos vitales. Y ¿qué pasará cuando finalice la dieta? Pues que tu metabolismo ya se ha acostumbrado a sobrevivir gastando muy poco y continuará haciéndolo. Y como ahora vuelves a comer más, todo lo que le sobre lo almacenará como reserva de energía. Y una última pregunta: ¿cuál es la mayor reserva energética de nuestro cuerpo? Las grasas.

Si ya tienes claro que, para perder peso, las prisas son malas consejeras, te vamos a dar las claves para que tu próxima dieta sea un éxito a largo plazo:

  • Sin prisas, pero sin pausas. No encontrarás endocrino, dietista o médico que no esté de acuerdo en que para perder peso y mantenerlo en el futuro es fundamental ir poco a poco. Perder en 10 días lo que hemos ganado en 10 años, no solo es una quimera, sino que te puede costar tu salud. Se recomienda perder entre 500 gramos y un quilo a la semana, pero nunca más de un quilo.
  • No tienes que pasar hambre. Sin duda, hacer dieta requiere sacrificios y no sucumbir a los caprichos o a los alimentos que están repletos de calorías vacías, pero no debes de pasar hambre. Tendrás que comer las cantidades y los alimentos que te haya pautado tu médico. Si crees que comiendo un poquito menos conseguirás antes tu objetivo, es muy fácil que seas presa de la ansiedad y acabes saltándote la dieta y dándote un atracón de todo aquello que encuentres en la nevera cargado de azúcares y grasas.
  • Recurre siempre a un experto. Cada persona es un mundo y en esto de ganar y perder peso no somos una excepción. Nada tiene que ver el metabolismo de una mujer, con el de un hombre o el de una persona sedentaria con el de un deportista. Por ello, es fundamental elegir la dieta adecuada, adaptar los alimentos, cantidades e incluso horarios a cada caso particular y esto solo lo puede hacer un profesional, formado para garantizar que pierdas peso de forma saludable y duradera.
  • Aprende a comer mejor. No se trata de pasarte la vida a régimen sino de cambiar tus hábitos alimenticios y aprender a comer sano y equilibrado. Una vez finalizada la dieta más restrictiva debes aprender a disfrutar de una nueva forma de comer. Las calorías vacías presentes en alimentos como la bollería, el pan blanco, los snacks o los refrescos deben abandonar tu dieta, salvo en contadas ocasiones. Por el contrario, verduras, frutas, legumbres y proteínas serán protagonistas indiscutibles en tu menú semanal
  • Caprichos sí, pero controlados. Pensar que ya nunca vas a comer todo eso que tanto te gusta pero que tan nocivo es para tu peso puede llevarte al desánimo y a dejar la dieta mucho antes de haber conseguido tus objetivos. Caer en la tentación de vez en cuando puede ser la mejor manera de evitarlo. Elige un día o una comida de la semana y come aquello que te apetece, sin remordimiento alguno. Una fórmula que te puede venir muy bien es la conocida como la regla del “80×20”. O lo que es lo mismo, en el 80% de tus comidas cumples tu dieta y en el 20% restante te permites esos caprichos que tanto te gustan y que tan feliz te hacen.
  • Cinco comidas al día. Saltarte una comida no solo no te ayudará a perder peso, sino que hará que llegues a la próxima muerto de hambre y comas más de lo que deberías. Además, hacer todas las comidas mantiene a tu metabolismo activo y, por tanto, consumiendo energía.
  • Vida activa. No se trata de emular a un deportista de élite, pero, si quieres mantener tu peso ideal, es fundamental que busques alguna actividad deportiva que te guste o al menos camines 30 minutos al día.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies